Una catástrofe inesperada en León ¡Conócela!

Foto: León Antiguo

El 19 de junio de 1888 León sufrió una de las peores inundaciones en su historia. Una tromba cayó sobre la ciudad, los ríos se desbordaron y el agua corrió con fuerza derribando casas y arrasando cuanto encontraba a su paso.

En algunas zonas de la ciudad el agua alcanzó los dos metros de altura. Fue un desastre porque se perdieron vidas y hogares; hubo miles de damnificados. pronto se recibió ayuda nacional y extrajera que se utilizó para proporcionar vestido, alimentos y para habilitar con instrumentos de trabajo y materia prima a los artesanos que lo perdieron. 
Te recomendamos:
Una “Junta de socorros” con Manuel Orellana, jefe de la séptima zona militar al frente, fue la encargada de distribuir los aportes y de organizar las obras de reconstrucción de la ciudad.
Después de esta inundación se empezaron a poblar las zonas altas inmediatas a la ciudad. Dos sacerdotes lo propiciaron, Pablo de Anda y José María de Yermo. Pablo de Anda prestó auxilio a la gente desde su casa del santuario y el padre Yerno en el Calvario.
Ambos consiguieron terrenos que lotearon y proporcionaron a los damnificados para que fincaran sus habitaciones.

Redacción

Redacción

Bonito León® nace con la finalidad de promover y difundir lo mejor y más relevante de nuestra ciudad. En nuestro sitio encontrarás los eventos, las costumbres, la gastronomía y la cultura de León. Las imágenes en nuestro sitio tienen la finalidad de ilustrar nuestras notas, si alguna de éstas te pertenece, por favor escríbenos.

Tal vez te interese