Connect with us

Tradiciones

El Viacrucis más antiguo

Publicado

el

Foto: Periódico Correo

bonitoleon.com: La Voz de León

Es bien sabido que en muchas colonias de nuestro Bonito León es tradicional realizar el Viacrucis y ahora te vamos a contar cuál es el de mayor antigüedad en la ciudad.

Pues se trata ni más ni menos que el que organizan en el barrio de San Miguel, donde la tradición ronda los 112 años de existencia.

Todo inició gracias al señor Juan Hernández, quien a inicios del siglo pasado tuvo la iniciativa de celebrar la tradición que comenzó en la calle Río Tuxpan, antes calle de la Vicaría y ahora bulevar Torres Landa. Entonces se hacía en los solares de las casas debido a que eran pocos los habitantes de la colonia. Esto según se plasma en la publicación “Las rutas de la Pasión”.

Más tarde, el hijo del iniciador, Silvestre Hernández Martínez se hizo cargo del evento pero al poco tiempo éste se empezó a organizar con la iglesia por lo que ahora el escenario era al interior de la misma, esto entre los años 1920 y 1940. Entonces no se hacía el recorrido, sólo las estaciones y las personas cargaban la base del escenario para que todos alcanzaran a ver.

Luego hubo un tiempo en que el Vía Crucis se organizaba entre todos, hasta que por ahí de 1960 se formó un comité integrado por Agustín Hernández (nieto del fundador), Domingo Ramírez y Alberto Ojeda, para ese tiempo ya se hacía el recorrido de la Río Bravo hacia el Jardín, por la Independencia.

A finales de los 80, don Agustín quedó totalmente a cargo hasta que falleció en abril del 2002, desde entonces está a la cabeza su hijo, Gaspar Hernández, cuya familia participa en diversas funciones.

Sin duda es uno de los Viacrucis que los leoneses debemos ver al menos una vez, y es que en este lugar desde hace aproximadamente 16 años se cambió la cruz que utiliza el Cristo para dar mayor realismo a la interpretación.

Continuar leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tradiciones

“La Galereña”, el traje típico de Guanajuato

Publicado

on

México es uno de los países más coloridos y ricos en cultura del mundo, que puede sentirse orgulloso de contar con una rica variedad de etnias; cada una con su propia tradición, comida, vestimenta y fiestas.

Nuestro estado de Guanajuato fue lugar de asentamiento de diversas tribus, entre las cuales estaban los otomíes, chichimecas, matlazahuas, tarascos y náhuatls, siendo la tribu otomí la que habitó primero estos lugares y prevaleció más tiempo.

Más que ser cuna de la revolución, la cultura indígena de nuestro estado es muy rica y variada girando alrededor de la minería. Se tiene conocimiento que en el estado de Guanajuato uno de los trajes típicos con antigüedad de más de 100 años es el de ‘la galereña’.

La “Galereña”, se le llamaba así, por que trabajaba en las galeras afuera de las minas. Su traje típico se confeccionaba con una falda de manta llamada Zagalejo y sobre ésta colocaban otra falda de franela roja, sin bordados, pero adornada con triángulos verdes en la cintura y a lo largo de la bastilla.

Esta vestimenta era de uso diario, pero cuando era día de fiesta o de salir a la calle, colocaba sobre esas dos faldas una tela blanca adornada con olanes y listones. Finalmente se cubría con una nueva falda de algodón blanca y ligera adornada de atrás con una pequeña cola de la misma tela, remembranza de los conocidos vestidos flamencos usados por las españolas.

En la parte superior, espalda y pecho eran cubiertos por una blusa blanca, la manga era corta y bordada. Sobre la blusa, la galereña se colocaba un rebozo de bolita y collares de colores vistosos; se cubría el cuello con una pañoleta; se protegía los brazos con cubremangas y se colocaba un sombrero de palma para soportar las largas jornadas bajo el sol. Para salir, completaban el atuendo con peinetas de colores, listones en las trenzas, moños y arracadas.

Este traje era utilizado por las galereñas para facilitar su trabajo en las galeras. Debajo de las faldas portaban unos calzones largos hasta la rodilla adornados con olanes, listones, pasalistones y media calada en las piernas. Los choclos como calzado, completaban el atuendo.

 

Continue Reading

Tradiciones

Datos que probablemente no conocías de los Reyes Magos

Publicado

on

A escasos días de que llegues los Reyes Magos, te dejamos  7 datos que tal vez no conocías de los sabios de oriente y la Epifanía.

1. La Iglesia celebra tres Epifanías

La fiesta de los reyes magos o “bajada de reyes” es comúnmente llamada Epifanía, palabra que en griego significa manifestación, en el sentido de que Dios se revela y se da a conocer.

No obstante, la Iglesia celebra como Epifanías tres manifestaciones de la vida de Jesús: la Epifanía ante los magos de oriente (manifestación a los paganos), Epifanía del Bautismo del Señor (manifestación a los judíos) y la Epifanía de las bodas de Caná (manifestación a sus discípulos).

2. Es la segunda fiesta más antigua

La Fiesta de la Epifanía es una de las más antiguas de los cristianos, muy probablemente la segunda después de la Santa Pascua. Se inició en oriente y luego pasó a occidente por el siglo cuarto.

Se dice que en un principio los cristianos conmemoraban las tres epifanías en una misma fecha. En algunas iglesias orientales incluso le dieron a esta fiesta un carácter celebrativo del nacimiento de Cristo, pero este sentido se fue aminorando cuando se insertó la festividad romana de la Navidad por el siglo cuarto.

En la Edad Media la Epifanía poco a poco pasó a conocerse más como la fiesta de los Reyes Magos. Actualmente la Iglesia Católica celebra las tres epifanías en diferentes tiempos del calendario litúrgico.

3. Un santo definió la fecha

Estudios sostienen que la Epifanía se fijó para el 6 de enero debido a que en este día se celebraba el nacimiento de Aión, dios patrono de la metrópoli de Alejandría, que al parecer estaba relacionado con el dios sol. Asimismo, porque desde tiempos antiguos en Egipto, se celebraba el solsticio de invierno el 6 de enero.

San Eusebio de Cesarea y San Jerónimo en el siglo cuarto, al igual que San Epifanio en el siglo sexto dicen que los reyes arribaron a ver al Niño antes que Jesús cumpliese los dos años.

Sin embargo, San Agustín (siglos cuarto y quinto) en sus sermones de la Epifanía afirmó que llegaron el día 13 después del nacimiento del Señor. Es decir, el 6 de enero del calendario actual.

4. Reyes por tradición

San Mateo, el único que habla de los magos en la Biblia, explica que fueron de “oriente”, una zona que para los judíos eran los territorios de Arabia, Persia o Caldea. Por otro lado, los orientales llamaban “magos” a los doctores.

“Mago” en lengua persa significaba “sacerdote” y justamente los magos (“magoi” en griego) eran una casta de sacerdotes persas o babilonios. Ellos no conocían la revelación divina como los judíos, pero estudiaban las estrellas en su deseo de buscar a Dios.

La tradición les llamó “reyes” a los magos en referencia al Salmo 72 (10 -11) que dice: “Los reyes de occidente y de las islas le pagarán tributo. Los reyes de Arabia y de Etiopía le ofrecerán regalos. Ante él se postrarán todos los reyes y le servirán todas las naciones”.

5. Pudieron ser más de tres

San León Magno y San Máximo de Turín, siglos cuarto y quinto respectivamente, hablan de tres magos probablemente no por basarse en alguna tradición, sino tal vez por los tres regalos que describe el evangelista.

En los primeros siglos hay representaciones pictóricas en los que aparecen dos, cuatro, seis y hasta ocho magos. No obstante, el fresco más antiguo de la adoración de los magos data del siglo segundo y se encuentra en un arco de la capilla griega de las catacumbas romanas de Priscila y allí aparecen tres.

6. El origen de sus nombres, fisonomías y regalos

Los nombres de los magos no aparecen en las Sagradas Escrituras, pero la tradición les ha dado ciertos nombres. En un manuscrito de París a fines del siglo siete se los nombra como Bitisarea, Melchor y Gataspa, pero en el siglo nueve se empezó a propagar que eran Gaspar, Melchor y Baltazar.

Melchor es graficado generalmente como un anciano blanco con barba en representación de la zona Europea y ofrece al Niño el oro por la realeza de Cristo. Gaspar representa a la zona asiática y porta el incienso por la divinidad de Jesús. Mientras que Baltazar es negro por los provenientes de África y regala al Salvador la mirra, sustancia que se utilizaba para embalsamar cadáveres y símbolo de la humanidad del Señor.

En la época que se les empezó a pintar con estas características no se tenía conocimiento de América. Además, los tres hacen referencia a las edades del ser humano: juventud (Gaspar), madurez (Baltazar) y vejez (Melchor).

7. La estrella habría sido una conjunción de planetas

Sobre la estrella de Belén que vieron los Reyes Magos se han construido varias hipótesis. Antes se decía que fue un cometa, pero estudios astronómicos indican que al parecer se debió a la conjunción de los planetas Saturno y Júpiter en la constelación de Piscis.

En este sentido, los Reyes Magos posiblemente deciden viajar en busca del Mesías porque, en la antigua astrología, Júpiter era considerado como la estrella del Príncipe del mundo; la constelación de Piscis, como el signo del final de los tiempos; y el planeta Saturno en Oriente, como la estrella de Palestina.

En suma, se presume que los “sabios de Oriente” entendieron que el Señor del final de los tiempos se aparecería ese año en Palestina.

Con información de ACIPrensa

Continue Reading

Costumbres

El origen de la celebración de Año Nuevo

Publicado

on

El Año Nuevo que celebramos los mexicanos tiene orígenes religiosos, comenzó a festejarse en 1582 por el Papa Gregorio XIII, tras inaugurar al calendario mejor denominado como vigencia.
Sin embargo, hay una serie de hipótesis y estudios que dicen que los años “van mal”, incluso, diferentes naciones del mundo lo celebran cuando mejor les pareció o de acuerdo a sus cierre de ciclos, principalmente del sol.
De acuerdo al portal Cultura Clásica, el año nuevo chino comienza entre enero o febrero con la primera luna nueva de Acuario y el Rosh Hashaná judío, empieza en septiembre, mientras que el musulmán puede caer en cualquier mes gregoriano.
En cuanto a los años, los chinos viven en el 4713 del perro, los judíos en los 5776, los musulmanes en los 631, todos aproximadamente, mientras que en Buenos Aires se instituyó que el 21 de junio sea el año nuevo para ellos.
Otros fines de año son los siguientes, la mayoría basados con el fin de los ciclos solares porque casi todas las religiones tienen un sol máximo de poder, mientras que en la cultura prehispánica era cuando se concluía el invierno y se iniciaba con la primavera.
Para los radicales ortodoxos es el 14 de enero, en Vietnam es junto con el año nuevo chino, el islámico se celebra a finales de enero principios de febrero, mientras que los tibetanos lo festejan entre enero y marzo.
En México al igual que varios países de América es la media noche del 31 de diciembre en cuanto entra el primero de enero del nuevo año, es decir, en la media noche, y se acostumbra comer uvas, hacer rituales y todo un festejo con bombo y platillo.
Continue Reading

Trending