Leyendas de León: El tesoro de los Arrieros

Cuenta la leyenda que en San Judas, una comunidad ubicada en los límites de San Francisco del Rincón, perteneciente al municipio de León y que era atravesada por dos caminos reales, pasaban constantemente arrieros con ganado y otros productos para venderlos en Silao, San Francisco y León y cuyas ganancias eran escondidas en sacos de cuero.

Antes de pasar por San Judas eran asaltados, algunos perdían la vida y eran arrojados con todo y animales a las norias secas mientras que sus tesoros eran enterrados.

En la época de la Revolución, un par de arrieros fueron detenidos por los Carrancistas y les preguntaron de qué bando eran, a los que ellos respondieron villistas suficiente para que les arrancaran la vida a balazos.

Los cuerpos fueron sepultados en la capilla de San José del Resplandor, tiempo después, se aparecía un hombre vestido de blanco y cuando se le preguntaba quién era, él respondía: “Soy arriero y vengo del Sauz de Armenta y voy para León”. Cuando finalmente se quemaron los restos, dejaron de ocurrir estas apariciones.

Una vez más, unos arrieros fueron asaltados y asesinados y las barras de plata que traían fueron enterrados en la noria de Don Chon.

Se dice en la comunidad de San Juan hay tesoros enterrados en varias partes y que alumbran las noches de los tres jueves mayores; jueves santo, jueves de Ascensión y jueves de Corpus y que las almas de estos arrieros han impedido que sean encontrados.

Redacción

Redacción

Bonito León® nace con la finalidad de promover y difundir lo mejor y más relevante de nuestra ciudad. En nuestro sitio encontrarás los eventos, las costumbres, la gastronomía y la cultura de León. Las imágenes en nuestro sitio tienen la finalidad de ilustrar nuestras notas, si alguna de éstas te pertenece, por favor escríbenos.

Tal vez te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

.