Cuando cerraron los templos de León

Hace más de 92 años, cuando gobernaba Plutarco Elías Calles, ocurrió en León –en la actualidad una de las ciudades más religiosas del país-, un hecho que difícilmente hoy acontecería: cerraron los templos de la ciudad, había persecución contra los sacerdotes y los asesinaban, y un derramadero de sangre.

En esa ocasión que marcó la historia de León, los feligreses se flagelaban en las iglesias y decían que se trataba de un castigo de Dios por tanta matanza que generaban las guerras, de acuerdo a información del Archivo Histórico Municipal de León.

Y es que Elías Calles reformó el Código Penal el 7 de enero de 1926 y promulgó la llamada “Ley Calles” el 2 de julio siguiente, que daba un fuerte golpe a la religión católica y por ende a todos sus fieles católicos.

En ese entonces fue el prelado Valverde y Téllez, quién al no ver otra opción, anunció que se suspendía el culto público con sacerdotes, pues así lo tipificaba la ley y fue de la manera que los leoneses acataron la ley.

Días antes de que las iglesias se cerraran, los confesionarios estaban atestados y había procesiones a rodillas en la subida a “El Calvario”, así como noches de expiación en el templo Expiatorio. La gente se ahogaba en su propio dolor ante la impotencia de no poder hacer algo.

Tiempo después vino la orden de aprehensión contra los sacerdotes y las cosas empeoraron, por lo que unos tuvieron que huir a San Antonio, Texas para no ser asesinados.

Fue casi tres años después, el 29 de junio de 1929, cuando llegó la gran, esa mañana se informó que se habían resuelto los conflictos religiosos: ya podía haber y los sacerdotes ya no corrían el riesgo de ser asesinados y todo volvió a su normalidad.

Tal vez te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

.