Tripas, menudo y patitas encurtidas, de los favoritos de los leoneses

Sí, ya sabemos que hay personas que no soportan el sabor a tripas o menudo, pero en su gran mayoría, los leoneses aman esta comida y para nada es nuevo, pues te vamos a contar la historia.

Antes, el Rastro Municipal se encontraba en lo que hoy es la Estación Metropolitana de León, en la esquina de la avenida Miguel Alemán y bulevar Mariano Escobedo.

De ser un platillo para los que menos tenían, hoy las tripas se han cotizado y son unos de los tacos más caros y demandados en la ciudad.

En ese tiempo las tripas era una manera de aprovechar las vísceras, alimento que la gente pudiente no quería, pues preferían comprar la maciza de la carne o el mejor corte del animal.

También había otros platillos similares que seguro tu abuelita conoce como la sangre de res, y no, nos referimos a la rellena, pues son diferentes y éste se preparaba con chile piquín, cebolla, cilantro y se ponía a freír y se hacía como si fuera un pastel.

Hoy mucha gente ya no lo conoce, pues dejó de popularizarse, sin embargo, si vas al rastro y la pides, te la venden y la puedes cocinar de esta manera.

De la misma forma te vendían las lenguas, los hígados, las patas y los menudos y aunque éste último es de todo México, en Bonito León tienen una forma muy particular de prepararlo y va con limón, sal, chile piquín, cebolla, cilantro y el caldo es más oscuro comparado al de otros estados como Nayarit.

¿Qué decir de las patas de pollo y de puerco, o los cueritos? Estas son, hasta la fecha, unas de las botanas preferidas de los leoneses, preparadas con lechuga, crema, salsa de pico de gallo y limón.

O bien, la rellena del puerco o moronga, preparada con garbanzos, zanahoria y papa, es muy propia de León la manera en que se cocina.

Si no has probado uno de estos platillos, de algo te estás perdiendo.

Tal vez te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

.