El monumento a la “llorona” de Guanajuato

Una de las leyendas más conocidas en todo México es sin duda alguna la de La Llorona, pues cientos de personas han asegurado haber escuchado su lamento.

Y es que a quién no asustaban de chiquito con esta leyenda. Todos cuando no podíamos dormir, íbamos de campamento o nos agarraba la noche en algún día de campo, afinábamos el oído para tratar de escuchar atentos, pero aterrados, el lamento de la llorona.

En todo el estado de Guanajuato, nos caracterizamos por el gusto de crear, conservar y contar leyendas. Por eso en la Ex Hacienda Siete Reales, hoy en día un caserío que aún conserva parte de la casa grande y la iglesia, ubicada cerca de la carretera entre Dolores Hidalgo con San Luis de La Paz, existe un monumento alusivo a la Llorona.

Sí, aunque no lo creas y todas las pesadillas vuelvan a tu cabeza, el monumento está confeccionado en piedra de cantera y data nada más y nada menos que del año de 1913.

Los locales y la gente que ha visto el monumento, afirman que en el lugar solía aparecerse “La Llorona”, misma que al igual que a todos, aterrorizaba a los vecinos.

Cuentan que llegó a ser tanto el terror, producto de escuchar su lamento por las noches, que optaron entre todos, cooperarse para traer a un sacerdote, quien hizo un exorcismo y sugirió edificarle una pequeña capilla para poder rezarle, pedir por su alma y así descansar tanto ella como los habitantes del pueblo.

Dicen que lo anterior dio resultado, ya que las manifestaciones tenebrosas de este personaje cesaron por muchos años hasta aquella terrible noche cuando una terrible tormenta, dejó caer un rayo tan fuerte que derribó la cruz que coronaba la capilla haciendo que “La Llorona” apareciera de nuevo.

¿Será el mismo espectro el que se aparece en todo el país?

Tal vez te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

.