La leyenda de los hermanos Carcamán de Guanajuato

Guanajuato, Guanajuato.- Esta leyenda cuenta que de Europa llegaron 2 hermanos de apellido Carcamán, comerciantes que buscaban forjar un futuro en esta capital, las cosas iban muy bien para los fraternos Arturo y Nicolás y poco a poco tenían más clientes y dinero.

Rentaron el segundo piso de una casa ubicada en la plazuela de San José, a unos cuantos metros de la iglesia que lleva el mismo nombre según documentó John Misterio en internet.

A la casa donde rentaban llegó una chica de provincia que sobresalía por su belleza, su nombre era María y tenía 20 años de edad, era alta, blanca, cuerpo delgado y muy coqueta, a tal grado que logró enamorar con mucha facilidad Arturo, sin embargo, los sentimientos de María hacia él no eran honestos pues también comenzó a coquetear con su cuñado.

Con Nicolás inició un romance prohibido, la pareja creyó que podían salirse con la suya, pero de alguna forma Arturo se enteró de la traición y como era de esperar le reclamó enérgicamente a su hermano.

Ese día empezaron a pelear y Arturo hecho una furia tomó un cuchillo con el que atacó a su hermano, Nicolás se defendió y también lo hirió con una daga, pero finalmente cayó muerto a sus pies.

Herido y aún con la furia en sus venas, Arturo fue al piso donde vivía su novia, tocó la puerta, ella abrió y también la atacó.

El hombre regresó al piso donde vivía con su hermano, ya había perdido demasiada sangre, cayó a un lado y murió.

Al día siguiente, el 2 de junio de 1813, descubrieron los cuerpos, cuando vieron a los hermanos tirados en el suelo pensaron que los habían asaltado, pero vieron que sus pertenencias estaban intactas.

Después hallaron el cadáver de la chica y se entendió lo sucedido. Con el paso de los días la gente que pasaba por ahí recordaba la triste historia y los que llegaron a habitar esa casa decían que escuchaban el llanto de una mujer y que también se oían los gritos de un hombre que decía: “Muere traidor”.

Tal vez te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

.