El eclipse de sol que los leoneses creyeron que era el juicio final en 1752

Eran las 04:00 de la tarde del sábado 13 de mayo de 1752, una situación atípica se vivía en León, pues ya estaban oscureciendo.

Cuando se supone que el sol debe estar en su máxima expresión, ese día y a esa hora, eran las estrellas las que daban luz a la ciudad, situación que comenzó a dar miedo a los habitantes.

Arrodillados, los leoneses de la época comenzaron a voltear al cielo, pues un agujero oscuro comenzó a tapar la luz del sol y en tan solo media hora ya estaba oscuro.

Los negocios comenzaron a cerrar y muchas de las personas comenzaron a refugiarse en las iglesias, algunas, pedían perdón al creador con los brazos extendidos, pues creyeron que se trataba del Juicio Final que tanto se habla en la Iglesia Católica.

De acuerdo a información de Valle de Señora, la Parroquia, la Compañía o Soledad, estaban abarrotados de fieles que fueron hasta ahí para refugiarse.

Para las 5:30 de la tarde la oscuridad era casi total y alcanzaban a verse las estrellas en el cielo. El silencio solo era roto por el murmullo de los rezos, el llanto de hombres y mujeres y el ladrido de los perros.

Sin embargo, momentos más tarde la luz comenzó a regresar y los gallos cantaron, solo para irse casi de inmediato, pues el eclipse culminó a eso de las siete de la tarde, cuando el sol ya casi se escondía tras el Cerro de la Soledad.

Pocos durmieron esa noche debido a la angustia que les generaba la incertidumbre de que el astro se asomara por el horizonte de nuevo al día siguiente.

Con el tiempo se supo que los hechos de ese día fueron astrológicos y que se trató de un eclipse solar y no de una situación religiosa como todo mundo pensó.

Tal vez te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

.