Fiesta de San José Obrero, patrono de los trabajadores

El 01 de mayo la Iglesia celebra la Fiesta de San José Obrero, patrono de los trabajadores, fecha que coincide con el Día Mundial del Trabajo. Esta celebración litúrgica fue instituida en 1955 por el Papa Pío XII, ante un grupo de obreros reunidos en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.

De acuerdo a información de la Arquidiócesis de León, el papa Juan Pablo II en su Exhortación Apostólica “Redemptoris Custos”, presentó los motivos que deben mover al trabajador para imitar a San José.

En el no.22 dice: Expresión cotidiana de ese amor en la vida de la Familia de Nazaret es el trabajo. El texto evangélico precisa el tipo de trabajo con el que José trataba de asegurar el mantenimiento de la Familia: el de carpintero. Esta simple palabra abarca toda la vida de José.

Para Jesús estos son los años de la vida escondida, de la que habla el evangelista tras el episodio ocurrido en el templo: “Bajó con ellos y vino a Nazaret, y vivía sujeto a ellos” (Lc 2, 51). Esta “Sumisión” , es decir, la obediencia de Jesús en la casa de Nazaret, es entendida también como participación en el trabajo de José.

El que era llamado el hijo del carpintero había aprendido el trabajo de su padre putativo. Si la Familia de Nazaret en el orden de la salvación y de la santidad es ejemplo y modelo para las familias humanas, lo es también análogamente el trabajo de de Jesús al lado de José, el carpintero.

En nuestra época la Iglesia ha puesto también esto de relieve con la fiesta litúrgica de San José Obrero, el 1° de mayo, el trabajo humano, y en particular, el trabajo manual tienen en el Evangelio un significado especial.

Pío XII quiso que el Santo Custodio de la Sagrada Familia, “sea para todos los obreros del mundo, especial protector ante Dios, y escudo para tutela y defensa en las penalidades y en los riesgos del trabajo”.

Tal vez te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

.