La vida expuesta de los influencers

Desde hace unos años para acá, las redes sociales se han convertido en espacios de opinión, fuentes de trabajo y, sobre todo, en una estrategia para la promoción de productos o servicios.

En las redes sociales, las empresas o negocios le han apostado a una estrategia diferente de promoción a la utilizada de manera tradicional, esta es, la utilización de personas, aparentemente comunes y corrientes, llamadas popularmente como “influencers”.

Un influencer es una persona que cuenta con cierta credibilidad sobre un tema concreto, y por su presencia e influencia en redes sociales puede llegar a convertirse en un prescriptor interesante para una marca y llegar a tener muchos fans.

El potencial de audiencia, o sea, el alcance y número de suscriptores que tiene este personaje, es prácticamente lo más importante y, al ser una persona tan pública, claro está que corre muchísimos riesgos al tener tan expuestos sus datos personales.

Mucho hemos sabido que estos influencers, más que ser líderes de opinión en su área, son personas que se hicieron famosas y siempre pasa que existe el fan obsesivo que los sigue a todos lados.

En Corea del Sur, ya tienen un nombre específico para estas personas que se les denomina como “sasaeng” y se caracterizan por caer en conductas que invaden la privacidad de sus ídolos de manera extrema.

Estas personas, saben desde la ubicación de sus hogares, hasta la información de sus vuelos, de sus hoteles y hasta la ubicación exacta de los lugares públicos en los que se encuentran las personas, llegando a hacer sentir a las personas, que no están a salvo. Pero ¿cómo se enteran de toda esta información?

Cualquier detalle es valioso. Una imagen al fondo de una foto, algún lugar conocido que aparezca en sus redes, o cualquier detalle que se pueda ver en un clip, es suficiente para que una persona reconozca el lugar y dar con la persona.

Esta conducta ha obligado a que muchos famosos lleguen a hasta a cambiarse de casa cada mes por ser víctimas de sus supuestos “fans”.

Lo que no saben los fans, es que están cometiendo un delito, al menos en México, por violar los derechos ARCO de las personas. Los Derechos ARCO, son derechos personales que cualquier ciudadano puede ejercer en referencia al uso y tratamiento de sus datos personales por terceros, incluyendo la privacidad.

Así que, imagínate que si esto le puede pasar a una persona que vive de redes sociales, donde su trabajo depende de estas plataformas y supuestamente las tiene protegidas, imagínate lo que le puede pasar a nuestras cuentas comunes y corrientes.

Por eso, no olvides utiliza la doble verificación en tus cuentas, no tomarle foto a la fachada de tu casa ni a las placas de tu coche y, si tienes hijos, no les tomes foto con el uniforme o afuera de su escuela.

Si quieres saber más información sobre estos derechos, acércate al IACIP GTO, ya sea a través de sus redes sociales o en sus oficinas ubicadas en A. López Mateos Pte No. 201, Esquina Miguel Alemán.

Tal vez te interese

function enqueue_files() { if ( is_singular('post') ) { } else { } }
.