Recordando a Juventino Rosas

Orgullosamente guanajuatense, el compositor mexicano reconocido mundialmente por su vals “Sobre las olas”, Juventino Rosas, murió un día como hoy 9 de junio de 1894 a la corta edad de 26 años.

Nació en 1868 en Santa Cruz de Galeana, ciudad que hoy lleva su nombre, en Guanajuato. El nombre que le pusieron al nacer fue José Juventino Policarpo Rosas Cárdenas. El pequeño Juventino estuvo relacionado con la música desde su infancia, pues su padre, José de Jesús Rosas, era un músico militar que tocaba el arpa.

Su papá José de Jesús, luego de compartir sus enseñanzas con sus hijos, creó un trio familiar que tocaba en bailes, bautizos y otros eventos donde Juventino tocaba el violín. Poco a poco el conjunto musical se fue haciendo de fama y se mudó a la capital del país, donde a los 17 años, el joven músico ingresó al Conservatorio Nacional de Música.

Juventino tocaba para las clases adineradas que disfrutaban de los valses y polkas. Participó en un festival organizado en el Teatro Nacional para conmemorar la batalla de Puebla, el cual, hasta Porfirio Díaz asistió. A partir de este festival, el público vio el talento que Juventino tenía y las personalidades de la época se ofrecieron a apoyarlo.

El joven Rosas, sufrió muchas consecuencias a causa del alcoholismo. Sus amigos, lo ayudaron integrándolo a un grupo musical al estilo de Strauss, con él mismo como director y violinista.

Con esta agrupación, comenzó a ser reconocido por la alta sociedad y actuaba principalmente en los Baños del Factor y la Alberca Pane, donde en reconocimiento a la esposa del dueño de uno de estos sitios, Calixta Gutiérrez de Alfaro, le obsequió el vals “Junto al manantial”.

Esta pieza que todos conocemos, posteriormente fue intervenida por el compositor Miguel Ríos Toledano, quien hizo el arreglo para piano y cambió su nombre por el de ‘Sobre las olas’, con el que fue publicado por sus editores Wagner y Levien Sucs.

Tiempo después, el joven compositor Juventino Rosas se trasladó a Cuba, donde murió debido a la mielitis espinal.

Tal vez te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

.