¿Sabías que el Templo Expiatorio nació de los pecados de los leoneses?

La construcción del Templo Expiatorio ha sido polémica desde sus inicios, pues le han colgado mitos y leyendas que con el paso del tiempo se han venido derribando, sin embargo, algo que es muy cierto es de dónde surge la idea de su edificación y aquí te lo vamos a contar.

El templo nació en el año de 1921, luego de que un noviembre primero de mes, el padre Bernardo Chávez hizo la recolección de los donativos, pues éste fue construido de las limosnas de la gente, de acuerdo a información del Archivo Histórico Municipal.

Ese mismo día se dio el primer golpe para derribar la casa ubicada en la calle Real de Guanajuato, hoy Madero, del Centro Histórico de León, para comenzar con la construcción del mismo.

Sin embargo, dos meses antes, en un domingo de septiembre, después de las confesiones y conmovido por los pecados de los feligreses, el padre Bernardo decidió hacer la creación de la iglesia que salvaría la vida de muchos leoneses, así es, como leíste, el templo Expiatorio nació del pecado de todos nosotros.

En esa ocasión el sacerdote levantó el teléfono para llamarle al joven Jesús Pineda y solicitarle a su madre por medio de él la donación de los terrenos y fue para el 15 de septiembre del mismo año cuando se dio a conocer el nuevo proyecto.

“La construcción del templo se hacía cada viernes primero de mes porque es el día dedicado a la Divina Providencia, y cuando había misas, durante varios años en la entrada de los templos pedían la cooperación para la construcción del altar, pues el Padre Bernardo no aceptaba dinero que no fuera de donativos o limosnas”, se cita en otra nota.

La primera piedra para la construcción fue el 8 de julio de 1921 y hoy es una joya arquitectónica de la que podemos presumir los leoneses, ubicada en una de las zonas más hermosas de León.

Tal vez te interese

Hay 1 comentario

  1. Avatar
    Juvenal Sánchez castillo |

    Yo soy de León y estudié en la escuela Bernardo Chávez orgullosamente, junto con mi hermano menor, mi tía Leonarda Sánchez trabajo muchos años ayudando a los sacerdotes, y por razones económicas de bajos recursos en aquellos años la colegiatura era $50 pesos por estudiantes y a nosotros gracias a mi tía mi papá pagaba $50.00 por dos.
    En aquellos años no estaba muy avanzada la construcción y ahora parece un sueño pensar que es la catedral de León Gto. allí hay mucha historia muy bonita.
    Saludos a todos mis paisanos y hermanos.

    Enviar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

.