Testimonio de un polaco que se refugió en León después de la II Guerra Mundial

Catholic Relief Services, organización de caridad creada por los obispos de Estados Unidos, salvó a 1,500 polacos retenidos en un campo de concentración ruso durante la II Guerra Mundial, y les consiguió un refugio en el corazón de México, entre ellos León.

Hace 75 años, Catholic Relief Services (CRS) fue creada como “War Relief Services”. Su primer proyecto fue rescatar a cientos de polacos retenidos en los campos de la muerte soviéticos conocidos como “gulags”.

En 1921, el señor José Pons vendió a las autoridades el rancho “Manzanares”, donde se iba a construir la Escuela de Agricultura, después Instituto Lux.

Ahí primero vivieron polacos refugiados que pidieron asilo por la Segunda Guerra Mundial, que llegaron a México de 1943 a 1946 de los campos de Siberia, entre ellos 250 niños.

Julek era apenas un niño de tres años cuando llegó en 1943 a la colonia de Santa Rosa, en León.

“Vimos a nuestros amigos y vecinos y familia morir y todos ellos estaban muriendo en los gulags. Así que construyes un odio dentro de ti, sin querer, pero lo haces”, recordó.

Antes de arribar a México pasaron por Estados Unidos y llegaron en ferrocarril y aunque en unos leoneses había morbo, la mayoría recibió a la comunidad polaca con flores y cariño.

En la “Escuela Granja” o de agricultores, el primero de julio de 1943 se recibió a un grupo de 706 polacos, y el dos de noviembre siguiente a un segundo grupo de 726, entre ellos 264 niños huérfanos.

Después fueron trasladados a los talleres de zapatos en la comunidad de Santa Rosa Plan de Ayala, hoy Ciudad del Niño don Bosco.

De acuerdo a información del Archivo Histórico Municipal, algunos fueron deportados por los soviéticos y otros buscaron lugar en la India, Nueva Zelanda, los Ángeles, aunque unos encontraron espacio en Santa Rosa, en León.

Ahí vivieron más de dos años y algunas jovencitas polacas se dedicaron a la costura, a servir en casas particulares y algunas se casaron con leoneses e iban a la escuela.

El 17 de septiembre de 1946, recibieron la visita del general Manuel Ávila Camacho, Presidente en turno de México, pues ya estaba próximo el regreso a su patria, sin embargo, cuando partieron de León se establecieron en Chicago.

Muchos años después de su regreso a su país natal, el 2 de julio de 1993, cuando se conmemoraban 50 años del refugio en León, miembros de la colonia polaca en León vinieron de visita, muchos ya ancianos lloraban por el recuerdo y disfrutaron del festejo junto con autoridades mexicanas.

Tal vez te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

.