Domingo de Ramos y su toque cultural

Aunque el Domingo de Ramos es una celebración completamente religiosa, para los leoneses también se ha convertido en una festividad cultural, pues además de ir a misa y llevar sus palmas, muchos acostumbran guardarlas en su casa ya benditas detrás de la puerta o de un crucifijo.

Además de las palmas que venden afuera de las iglesias la celebración tiene un punto característico: Se utiliza el color rojo porque se conmemora la pasión de Cristo.

De acuerdo a la revista Significados, el Domingo de Ramos es el día en que los cristianos conmemoran la entrada de Jesús en Jerusalén y su aclamación como Hijo de Dios y marca el fin de la Cuaresma y el inicio de la Semana Santa, tiempo en que se celebra la pasión, crucifixión, muerte y resurrección de Cristo.

“Jesús entró a Jerusalén montado sobre un asno y fue aclamado como rey por sus seguidores, quienes extendieron mantos, ramas de olivo y de palma a su paso. Gritaban: «¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!; ¡Hosanna en las alturas»”.

Por esta razón, la eucaristía del Domingo de Ramos tiene dos momentos importantes. El primero es la procesión de las palmas y la bendición de las mismas por parte del sacerdote. El segundo es la lectura de la palabra que evoca la Pasión del Señor, en el evangelio de San Mateo.

“El Domingo de Ramos debe de ser visto por los cristianos como el momento para proclamar a Jesús como el pilar fundamental de sus vidas, tal como lo hizo el pueblo de Jerusalén cuando lo recibió y aclamó como profeta, Hijo de Dios y rey. Se da a este día el nombre de Domingo de Ramos precisamente porque Jesús fue obsequiado con innúmeros ramos por sus seguidores, gentes sobre todo humildes”.

Los ramos de olivo y de palma son el signo por excelencia de la renovación de la fe en Dios.

Tal vez te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

.