Por falta de recursos federales, más de 1 mil jóvenes con discapacidad podrían dejar de estudiar

Ante la posibilidad de que los Centros de Atención para Personas con Discapacidad (CAED) cierren por falta de recursos federales, alumnos de bachillerato del plantel León acudieron a la Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato (PDHEG) para levantar una queja.

 

En León son 140 jóvenes los que estudian bajo esta modalidad, sin embargo, de concretarse el cierre de los siete CAED del Estado, más de 1 mil jóvenes se verían afectados.

 

Padres de familia denunciaron además que los maestros ya no están recibiendo su pago de $7,600 mensuales, por lo que de los cinco que daban clases en León, ya solo quedan dos, a quienes se les retrasa el sueldo en ocasiones hasta por cuatro meses.

 

Denunciaron que el material especializado que debe mandar el Gobierno Federal a los CBTIS y CECATIS -en donde se imparten las clases a falta de instalaciones propias-  llega tarde o de plano no llega, lo cual retrasa y dificulta el aprendizaje de los jóvenes, quienes pese a los obstáculos, presentan una evolución favorable en su desarrollo, por lo que temen el cierre de los centros.

 

La situación que vive el CAED León se replica en los centros ubicados en Celaya, Salamanca e Irapuato, en donde los maestros continúa dando clase pese al retraso en sus pagos.

 

La PDHEG informó que efectivamente se estarían violentando los derechos de los estudiantes, por lo que fue levantada su queja con el folio 329/19-A-I y aunque es posible que el caso sea turnado a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el subprocurador de la dependencia, Víctor Aguirre Armenta, aseguró que se les brindará acompañamiento durante el proceso.

Tal vez te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

.