El primer templo de la Ciudad

Todos caminamos frente sus puertas, hemos presenciado eventos en su atrio y siempre le hemos echado un vistazo al pasar frente a su fachada.

Situada en el corazón de la ciudad, en la Plaza Principal, la Parroquia del Sagrario de la Diócesis o Parroquia de San Sebastián como es más conocida, fue el primer templo construido en nuestro Bonito León. 

Edificado originalmente a finales del siglo XVI, cuando la ciudad era a penas una villa, este recinto ilustra la vida de San Sebastián a través de sus increíbles pinturas y se ha convertido en uno de los templos históricos para los habitantes de León siendo patrimonio arquitectónico e histórico de la Ciudad.

En sus inicios, la Parroquia contaba con varios altares. Fue hasta el año de 1872 que el cura Victoriano Alemán mandó construir los altares que tenemos actualmente.

La fachada principal está construida de cantera, los muros son de piedra, el portal que se encuentra al norte fue realizado en el siglo XVII y la torre en el siglo XVIII, mientras que la fachada principal data del siglo XIX, la cual sustituyó a la original.

En 1629 comenzó a construirse el retablo del altar y la decoración del mismo. En 1835 se colocó una pila bautismal de doble extensión dentro del recinto pero fue hasta 1854 cuando el templo se convirtió en Sagrario de la Nueva Diócesis de León.

La Parroquia del Sagrario ha sido modificada en diversas ocasiones desde su construcción, teniendo al final del siglo XIX y principios del XX, las últimas intervenciones, las cuales podemos apreciar hoy en día cada que vamos a la plaza.

Sin duda alguna, el templo de San Sebastián es una muestra del legado de nuestros antepasados, por eso es símbolo de la identidad leonesa. ¿Ya sabías que era tan antigua?

Tal vez te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

.