El arte de preparar tejocotes en almíbar, dulce leonés por tradición, desde el siglo XIX

En un carrito de dulces típicos mexicanos que se encuentra sobre la calle 5 de Mayo del Centro Histórico de León, a un costado de la fuente del Cri-cri, está don Raúl Méndez, uno de los pocos sobrevivientes que venden los tradicionales tejocotes en almíbar, que datan desde el siglo XIX.

Antes de pasar a la verdadera obra de arte de su preparación, te vamos a contar un poco de historia que encontramos en el Archivo Histórico Municipal de la ciudad, donde nos platicaron que estos dulces junto con “el guayabate” (que es cajeta de camote con guayaba), datan desde aquel siglo.

Todavía en los años 40 se acostumbraba prepararlos para la temporada de Día de Muertos, sin embargo, la tradición se ha ido perdiendo porque muy pocas personas tienen la paciencia prepararlos, entre ellos la familia de don Raúl y los Cerrillo Olmedo de la colonia Killian.

Hace más de 60 años, don José Luis García, comenzó con un mesita la venta de dulces típicos de la región afuera de la Catedral Metropolitana de León, él es suegro de don Raúl, quien ya heredó el negocio.

En ese lugar duraron 52 años hasta que hace nueve los reubicaron a la 5 de Mayo, pero siguen siendo los mismos denominados como “Dulces Cris”.

Ahí venden calabaza, chilacayote y biznaga, pero lo que más les piden es el camote y en este temporada los tejocotes en almíbar, pues estos dos últimos no los encuentras en cualquier parte porque la forma de prepararlos es demasiado especial, ya que tienes qué pelar tejocote por tejocote hasta llenar el recipiente.

Nadie le quiere atorar a la pelada, es que es mucho trabajo, lo pela mi suegra, mis cuñadas son las que se encargan de estarlo pelando de a uno por uno y nada más se vende en esta temporada, dijo.

Los preparan en una casa de la calle Azucena de la colonia Obrera durante todo el día, ya en la noche los cosen, baten el azúcar y los echan en cazos grandes para que los clientes puedan degustar de vasos desde los $30.00, medio litro a $60.00 y el litro a $100. Siempre se acaban.

Es bonito poder compartirte esta historia, como las múltiples que podrás encontrar de innovación, emprenderurismo, cultura, sabor y color en los Premios BLAwards a los que por supuesto te invitamos a votar en la siguiente liga: www.blawards.org

 

Tal vez te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

.